domingo, 1 de agosto de 2010

Arcano O El Loco

Por Ariell Chris
Llewelyn Tarot
El Loco es un Arcano que no posee número, en algunos juegos de Tarot se le asigna el 0, lo que simbólicamente manifiesta el círculo, la totalidad, la serpiente ourobórica, lo infinito, lo cíclico, el alfa y omega. Es por eso que puede ubicarse tanto al principio del recorrido -antes del Mago- como al final del ciclo -después del Mundo-. Al Loco le corresponde el recorrido a través de una senda cíclica en espiral de experiencias iniciáticas, símbolo manifiesto del alma humana en su peregrinar terrestre. El Loco que comienza el ciclo muestra el espíritu virginal desprendiéndose de la fuente original, conservando la pureza e ingenuidad de toda alma joven que se enfrenta por primera vez al mundo.

El Loco que finaliza el ciclo de experiencias, habiéndose desprendido previamente de su identificación con el mundo lleva consigo sólo aquello que le será necesario para recomenzar una nueva ronda evolutiva. En la India está representado por los renunciantes: personas solitarias que deambulan por las ciudades buscando su verdad interior, llevando consigo sólo lo necesario y fluyendo con la vida.
En la interpretación iniciática este Arcano muestra al hombre ciego, perdido en la oscuridad de la inconsciencia, pero impulsado por una fuerza mayor e incomprensible a tocar las puertas del Templo del conocimiento, su grado es previo al de neófito o aprendiz.
En el Medioevo, el Loco era un personaje atípico, un ser muchas veces deforme, o bien un enano, el bufón de la corte, -freak- un trovador sin destino fijo, alguien que generalmente no tenía posesiones, no pertenecía a nadie y de quien se desconocía su origen. Pero el Loco “bufón” escondía un milagro, en un mundo estructurado como el de la Edad Media - donde las clases sociales eran inamovibles - él podía llegar a la corte, estar el lado del Rey y burlarse de él sin temor al castigo. De forma tal que el Loco rompe con las estructuras pre establecidas, mostrándose genuinamente sin ningún tipo de máscara social.

En las imágenes de algunos Arcanos, el Loco aparece con su pequeño bolso de pertenencias y en compañía de un perro tratando de morderlo, al mismo tiempo que mantiene un pie en el abismo. Cuando nos referimos a las iniciaciones de los templos planetarios El Loco corresponde a la energía de la esfera de Urano. Urano es capaz de llevarse por delante una estructura de vida organizada, es la fuerza que libera y despierta hacia otras realidades. Más que cambio, El Loco es la conciencia de una vida aprisionada, donde todo corresponde al mundo de la formalidad, de lo socialmente aceptado, de los convencionalismos. Rompe con la rutina, conecta con personas que no corresponden al círculo de conocidos, con aquellos que pueden ampliar el campo de experiencia y confrontar al hombre con lo nuevo y la necesidad de dejar atrás lo caduco, brinda la oportunidad de iniciar un nuevo ciclo.

Alchemist Tarot

La persona polarizada en exceso con este arquetipo llega a ser un individualista, anticonformista, una persona que no quiere adaptarse al mundo ni responder a los cánones impuestos por la sociedad, lo que puede resultar doloroso.

El Loco también representa concretamente al Loco de la calle, un ser que vive de manera desconectada el día a día: probablemente ha sido confrontado con cambios profundos no aceptados por lo que se refugia en la fantasía y ha perdido todo contacto con la realidad. Pero el Loco es más que eso, es el impulso inconsciente a hacer algo. El Loco como Arcano no tiene número, no tiene posición, es la potencia del alma, el yo superior, el Sí Mismo en la Psicología Junguiana, es todo lo que yace inconsciente que debe ser realizado.
Es una energía inconsciente que empuja a hacer cosas. Lleva a actuar automáticamente, sin “saber” racionalmente, pero guiado por el impulso del alma, por la programación del alma, por la fuerza del mito personal que necesita ser vivido y expresado.

Es la fuerza interna no racionalizada que lleva al hombre a realizar cosas, lo coloca en el lugar y el momento indicado para que pueda expresar su ser más íntimo y sólo pueda tener conciencia de ello una vez que ha actuado. Es la voz interior, la voz del alma que lleva a actuar por la vía intuitiva, por una atracción, por una fascinación o por un entusiasmo. Como el Loco tiene un pie en el abismo se encuentra frente a lo desconocido, se expone al “peligro” del cambio confiando en la Providencia. Es la fuerza inconsciente que impulsa a encontrar “algo”, es la intuición de lo que no tiene forma, de la potencialidad que puede ser desarrollada si se fluye con la vida.

El Loco se manifiesta a través de lo que comúnmente llamamos casualidades, son las señales que permiten tomar conciencia que las cosas importantes en la vida llegan solas sin que hayan sido planificadas o buscadas conscientemente. El Loco también es el alma que va reencarnando y que en cada vida va descubriendo diferentes experiencias. Cada uno de los XXI Arcanos Mayores puede ser entendido como reencarnaciones donde el Loco va a vivenciar diversos aspectos de la realidad terrestre. El Loco es la monada pura y virginal. Representa al ser humano cuando niño, sin los valores familiares, institucionales y sociales; es la esencia interna, el impulso inicial, el punto de máxima ingenuidad. Con el paso del tiempo y los condicionamientos socio-culturales ese potencial se puede ir deformando, olvidando y quedando latente, el hombre cree que ya no le pertenece, parece un sueño infantil.

En las culturas antiguas de creencias animistas, la imagen del Loco se expresa en aquellas personas que mostraban algún tipo de discapacidad física o que manifestaban síntomas de demencia; eran considerados enviados y canalizadores de lo Divino. A través de esa diferencia tenían la capacidad de expresar la divinidad, por lo tanto a través de largas iniciaciones se convertían en seres chamánicos, sabios, sacerdotes, sanadores.


Celestial Tarot
En una lectura El Loco es el indicio de que algo dentro está latiendo, es una energía de cambio muy fuerte, implica dejar atrás la vida que se ha venido llevando hasta el momento y comenzar algo nuevo. El papel que representamos en el mundo -ya sea esposo, madre, gerente- pudiera tener continuidad, pero hay una voz interior que renuncia a ese papel, surge la necesidad de identificarse con otra cosa; aún indefinida, es así que si se escucha al Loco este se manifestará como una casualidad exterior -oportunidad- que mostrará las sendas de vida.
Él es la no estructura, el dejar fluir porque es mejor dejar que llegue lo que va a ser.

Corresponde a la iluminación Uraniana manifestada como grandes “flash” en la vida, momentos en los que decimos “ya sé lo que quiero hacer”. Son instantes privilegiados: dentro de una gran confusión llega una imagen a través de un sueño, una revista, alguien que habla o simplemente una inspiración interna, entonces sabemos hacia donde queremos ir.

Con este Arcano, generalmente lo que uno desea confronta con la opinión de todas las personas que nos rodean, confronta al antagonismo de los demás que consideran nuestro proyecto como una estupidez o una irresponsabilidad…y entonces piensan que estamos cometiendo una locura. Es la incomprensión de aquellos que se oponen al cambio y prefieren mantener las viejas estructuras, cobijados en la seguridad de lo conocido.

El Loco no tiene donde ir, donde llegar, no tiene horario, llega por casualidad. Cuando se detiene entonces se convierte en el Mago.

2 comentarios:

Marta Ortiz dijo...

Hola Ariell Chris,
has dado en la tecla.
Yo siempre espero a mi loco, sé que aparecerá
Mejor dicho no es mío, es de todos. Mas bien es que estoy alerta a su aparición. Y ahí lo abarajo,
¡Venga para acá loquito!, me dice en un instante lo que hay que hacer con mi vida.
Gracias por este post, es bueno verse confirmado en otros. Porque vivir con el loco no es facil, como bien dices acá.
Un abrazo

mario dijo...

Basta con hacer una mirada al Tarot de Mantegna para darse cuenta de que las Cartas de Mercurio y el Misero se fusionaron en el resto de tarot en lo que conocemos como EL LOCO. El concepto de Mercurio está ligado a AZOTH y AZOTH es ASOK o KAOS. La naturaleza inestable de Mercurio (astrológicamente y también como metal) son determinantes.